La leyenda de Sant Jordi

Cuenta la leyenda que unas manitas llenas de pintura verde rellenaron el hueco de la plantilla que habíamos recortado. Luego, el rojo con el que debían hacer las rosas lo utilizaron para hacerle “una melena como la de un caballo” al dragón. Unos ojos y una sonrisa porque “¿verdad que este dragón es bueno?” y… ¡Ya tenemos camiseta de Sant Jordi!

camiseta dragón sant jordi

Ahora sí podemos entregar las rosas y leer los libros nuevos. ¡Feliz diada!

Publicado en cuentos, DIY: ¡házlo tú!, fiestas, para hacer con ellos, pinta y colorea | Etiquetado , , , , | 1 Comentario

La magia de las palomitas

Pocas cosas sorprende tanto a los pequeños como la magia. La razón es muy sencilla: se la creen. No como los adultos, que sabemos que hay truco y nos pasamos todo el número intentando descubrirlo y, como no lo conseguimos, damos nuestra teoría de cómo lo habrá hecho, sin tener ni idea y sin darle el mérito que merece.

chistera y varita de mago

Y pocas cosas tan sanas les gustan tanto a los niños como las palomitas de maíz. Sí, sí, son sanísimas. Al fin y al cabo es cereal. Son ricas en fibra y antioxidantes. Lo que no es sano es el azúcar de colores, el quilo de sal o el quilo y medio de mantequilla que algunos le ponen.

palomitas de maíz

Llegados a este punto, no dejéis que piensen que salen de una bolsa del cine y enseñadles de dónde vienen. Ver cómo las hacen está muy bien, y seguro que con niños no tienen ningún inconveniente en mostrároslo, pero ¿y en casa? Si no disponemos de palomitera, que es lo más normal, bastará con una sartén y unas gotitas de aceite de oliva, nada más. La magia comienza con el lógico ritual del mago: mostrando el material. Luego tapamos, nos concentramos y… ¡pum, pum, pum! ¡Empiezan a explotar!

granos de maíz

Utilizando una tapa transparente las veréis saltar. Pero otra forma es, simplemente, no taparlas. Pero en este caso, mejor que les pongáis muy pocos granos, a penas 4 ó 5, para que vean cómo saltan. Los pueden echar ellos y así formarán parte de la preparación de un rico aperitivo o complemento a la merienda, participando de las tareas, ¿recordáis? Y si no, podéis levantar un poco la tapa, ¡veréis qué susto cuando miren por el hueco y exploten!

palomitas

Y a ti ¿te gustan las palomitas? ¡Pues compártelas!

Publicado en alimentación, aprendiendo, DIY: ¡házlo tú!, educación, hogar, para hacer con ellos | Etiquetado , , , , , , , | Deja un comentario

Las tareas del hogar

El otro día comentamos la importancia de que los peques colaboren en las tareas de casa en nuestra entrada sobre alimentación ¿recuerdas?

Estas tareas son importantes para su desarrollo ya que les enseña a ser responsables de algo. Y no solo de algo suyo, sino que les da la oportunidad de serlo de los demás. Del ejemplo que hablábamos de poner la mesa, no es lo mismo que se hagan responsables de su plato y cubiertos que de poner los de todos.

niña pone la mesa

Normalmente se empieza enseñándoles a recoger su ropa y sus cosas, sus juguetes, cada uno los suyos. Pero, poco a poco, podemos hacerles responsables de una tarea de la que todos en casa se vean beneficiados. Por ejemplo, cuando sean capaces de emparejar los calcetines y doblar la ropa interior, que lo hagan con la de todos los miembros de la familia. Aunque no lo hagan del todo bien. Olvidad lo perfeccionistas que seáis, porque es genial abrir el cajón por las estresantes mañanas de la vida moderna y encontrar algo de desorden cuando sabes que es porque te lo han preparado los más pequeños. Hace que empieces el día con una sonrisa.

Las tareas que se le asignen dependerán de su edad. Entre los 2 y los 4 años es normal que se ofrezcan a ayudar en las tareas de adultos y disfruten sintiéndose útiles. Y también es normal que a menudo no ayuden por no hacerlo todo lo bien que nos gustaría. Debemos pensar que somos nosotros quienes les estamos ayudando a ellos. Ayudando a aprender a involucrarse, a darse cuenta de todo lo que es necesario hacer en casa y  a que lo valoren. Y estamos creando un hábito totalmente necesario en su desarrollo.

niño barre

Pero tampoco les subestiméis: son capaces de mucho más de lo que pensamos. Es sorprendente la cantidad de cosas que son capaces de aprender a hacer desde bien pequeños. Es cuestión de ir buscando el límite y no pasarlo. Por ejemplo, a la hora de poner la mesa, ¿en qué momento son capaces de llevar los vasos de 2 en 2 en lugar de solo 1? ¿Y 3?

Huelga decir que las tareas no deben ser peligrosas y que, si no son capaces de hacerlas por ser inapropiadas a su edad o habilidades, se frustrarán y no querrán ayudar. Cada uno tiene unas capacidades y no debemos intentar que hagan lo que otro papá u otra mamá nos haya dicho que hace su hijo.

Desde que saben andar llevando objetos en las manos son capaces de ayudarte con un simple “dale esto a mamá” o “deja esto en el cubo”. Pero con dos añitos, ya son capaces de entender que deben recoger los juguetes o llevar la ropa al cesto para lavar.

Con tres años ya podrán limpiar lo que ensucien, por ejemplo, después de jugar con plastilina o si se les cae algo al suelo. También podrán hacer parejas con los calcetines, separar la ropa de cada miembro de la familia, llenar la lavadora, poner la mesa (poco a poco de no romper nada y puedan hacerse daño), limpiar el polvo de aquellos lugares a los que lleguen, ayudar en la preparación de algunos platos, regar las plantas o dar de comer a algún animal doméstico.

Con cuatro años ya serán mayores y podrán demostrarlo ayudando a vaciar el lavavajillas y la lavadora, doblar toallas, ayudar a hacer las camas, pasar la mopa decentemente, progresar en las recetas de cocina… Cada día que pasa podrán hacer más.

niños cocinando

Pero no penséis que tenéis un sirviente. Al principio serán más trabajo que ayuda, pero ya hemos dicho que se trata de educarles, no de que trabajen para nosotros. Les deberemos recordar qué tienen que hacer y cuándo, pero siempre con buen humor e intentando motivarles para que les apetezca hacerlo. Y no les pediremos muchas cosas de golpe, mejor una y cuando la acaben otra, si no podrían agobiarse o no saber qué tienen que hacer. Por ejemplo, si les pedimos que recojan la habitación. No lo entenderán y se pondrán a jugar.

Además, si les pedimos algo a lo que tienen que dedicar mucho tiempo, es probable que no lo acaben. Por lo que mejor darles tareas cortas y rápidas.

No olvidéis que la mejor manera de que quieran repetir y por tanto, ayudar cada día, es que sea divertido. Así que poned banda sonora y bailes a las tareas, inventad canciones, variad y no repitáis siempre lo mismo y haced carreras a ver quién acaba antes. Debemos enseñarles cómo se hace y no insistir si lo hacen mal, pues les llevará a pensar “¡para qué ayudar si lo hago mal!”. Y para que estén más contentos no dejéis de repetirles lo bien que lo han hecho y lo mucho que os ayudan.

Pero, muy importante, nunca debemos recompensarles por ello. Si obtienen algo a cambio como forma de pago, deja de ser una contribución a la familia y a la casa, y sentirán el orgullo de formar parte de todo ello. Cuando son pequeños no entienden todavía el valor del dinero. Y cuando son más mayores, es mejor asignar una paga independientemente de las tareas que realicen. Las tareas del hogar no son un trabajo, son una contribución.

tareas domésticas en familia

Y por supuesto, aunque esto ya no deberíamos decirlo, IGUALDAD. Nada de unas tareas para niños y otras para niñas. Eliminemos esas diferencias. Y aunque en la organización familiar cada uno tenga sus tareas asignadas, como ya hemos comentado en otras ocasiones, lo mejor es predicar con el ejemplo, así que deben ver que todos hacen de todo. Por lo menos de vez en cuando.

Humor y niños Tareas domésticas

 

Publicado en aprendiendo, educación, hogar | Etiquetado , , , , , , , , | 1 Comentario

Relación padres-hijos

Últimamente hemos comentado la nueva forma de educar en los nuevos tiempo que corren y también la importancia de mantener un diálogo constante con el colegio, en artículos como este y este otro.

Los papeles del padre y de la madre han cambiado, tanto en la familia como en la sociedad. Actualmente, ambos llevamos un ritmo más acelerado y tenemos menos tiempo del que deberíamos tener para dedicarnos a la educación de los niños. De ahí que, como comentábamos en esos artículos, exijamos más a las escuelas.

Sabemos que no podemos dedicarnos exclusivamente a ellos y que hay muchas otras obligaciones y responsabilidades. Pero lo que sí podemos y debemos hacer es prestarles toda la atención que necesitan. Una buena forma es escucharles siempre que quieran hablar con nosotros, aunque en ese momento estemos haciendo “cosas más importantes” por una sencilla razón: no hay nada más importante.

relación padre hijo

Imagen de http://mentirinhas.com.br

No debemos dejar que surjan los problemas por la falta de atención y de comunicación. Ni esperar a que el problema sea demasiado grande para prestarle atención. Cuanto antes se detectan, más fácil es solucionarlos.

Publicado en educación | Etiquetado , , , , | Deja un comentario

Ahora… ¡una mano lila!

¿Y la barriga? ¡Verde! ¡Y las piernas azules! ¿Las dos? Sí, las dos…

Así ha sido, más o menos, el proceso de creación de la siguiente actividad. Después de volver a leer el cuento de Elmer: el elefante multicolor se nos ha ocurrido hacer lo siguiente.

Primero hemos dibujado un simpático ratoncito. Podéis dibujar una persona, la familia entera o cualquier otro animal. Lo hemos hecho por no pintarle la cara a la abuela de color azul… Luego, para que no pinten todo del mismo color, deprisa y corriendo, de cualquier manera, sino que lo hagan con cuidado intentando no salirse demasiado, iremos diciendo qué parte del cuerpo debemos pintar y de qué color.

ratón de colores

De esta forma, practicarán las partes del cuerpo y los colores, así como a marcar los límites y a concentrarse para no cruzarlos.

De nuevo, podéis utilizarlo como adorno, guardarlo junto con ese montón de cosas que ya han hecho a lo largo de su corta pero muy creativa vida, como obsequio para alguien, como personaje de una historia que expliquéis… De hecho, podéis hacer los personajes de un cuento para poder explicarlo. ¡Qué poco miedo les daría a los tres cerditos un lobo de colorines!

Publicado en DIY: ¡házlo tú!, para hacer con ellos, pinta y colorea | Etiquetado , , , , | Deja un comentario

Los casales de verano

Llegará el fin del curso y las vacaciones… ¡de los niños! Resulta que hemos decidido que los niños no deben asistir al colegio tantos días como nosotros al trabajo. O que nosotros no podemos tener tantos días libres como ellos. El caso es ¡¿qué hacemos con ellos?!

Para los afortunados que podáis disfrutar de ese tiempo libre con ellos ¡enhorabuena! Podréis disfrutar del buen tiempo, de juegos al aire libre, excursiones, actividades, manualidades,… ¡Desde aquí, intentaremos que no os falten idea! Vamos, que viviréis en un eterno fin de semana. Buscad compañeros en la misma situación para compartir el tiempo. Esto les dará a ellos la oportunidad de seguir jugando con otros niños a los juegos de siempre, y a vosotros, un pequeño descanso para relajaros hablando con los otros padres y madres.

Aquellos que debáis seguir con los horarios del resto del año se os plantea la siguiente duda: ¿abuelos o casales? Eso para los que tengáis la opción “abuelos”, claro, aunque esta no es la mejor opción si no se hace correctamente. Los abuelos tienden a consentir, lo sabemos, pero no es lo único que debe preocuparnos. Los niños necesitan salir y jugar al aire libre, relacionándose con otros compañeros de juegos de edades similares.

jugar fuera con buen tiempo

Normalmente, el colegio al que llevamos a los niños está cerca del domicilio y, si los abuelos serán los cuidadores, es que no viven lejos. Por ello, se les puede organizar para que coincidan en algún parque cercano con alguno de sus compañeros durante un par de horas por la mañana y también por la tarde, como si fuese la salida del colegio. Es importante que los niños no estén todo el día en casa encerrados, máxime cuando hace tan buen tiempo. ¡El sol y el aire fresco es buenísimo!

Independientemente de que puedan hacerse cargo los abuelos, no es una mala idea combinarlo con los casales de verano que se ofrecen. Esta es la opción para quienes no disponen de la posibilidad de dejarlos al cuidado de nadie. Pero no es mala idea que vayan durante la mañana para no abusar de los abuelos, o el día entero limitando el abuso a la hora de la comida. Con esta opción, el precio resulta más económico. Aquellos que no asisten a una escuela pública pagarán lo mismo que un mes normal.

En estos casales los niños tienen la oportunidad de divertirse, realizando actividades diferentes a las que habitualmente hacen en el colegio. Los hay temáticos, como los de idiomas o deportes, pero en todos tendrán momentos de juegos organizados y juego libre, manualidades, piscina, etc. Y todo ello sin salir de su entorno habitual, ya que, posiblemente, será la misma escuela y en coincidirá con muchos compañeros.

manualidad casal

El personal que les acompaña suelen ser chicos y chicas jóvenes a los que les encanta jugar y que no sufren el cansancio acumulado durante el curso escolar. Puede dar la sensación de que no tengan la experiencia suficiente o de que no están preparados, especialmente cuando se trata de niños pequeños, pero no debemos olvidar que está regulado y deben tener una titulación especial. Además, lo que harán es, principalmente, jugar. Harán de hermano o primo mayor. Esto no quita para que tengan una responsabilidad, claro. Y de nuevo seremos los padres quienes deberemos mantener la comunicación con ellos, advirtiéndoles de cualquier aspecto que consideremos que deben saber.

Es una experiencia enriquecedora y divertida. Comparten diferentes espacios con niños de otras edades y disfrutan de la inagotable imaginación para realizar nuevos juegos de los monitores. También desarrollan las capacidades artísticas y dejan volar la imaginación al realizar las manualidades que felices muestran en casa como trofeos. Normalmente, realizan alguna excursión, lo que les permite conocer nuevos lugares. Además, dado el buen tiempo que hace, siempre introducen el agua en alguno de sus juegos, lo cual a todos les encanta y divierte mientras se refrescan. Aprenden canciones y bailes nuevos, ampliando su vocabulario y expresión corporal. Hacen gincanas en las que compiten en pruebas de habilidad en equipo, lo que les enseña a trabajar en grupos y colaborar para competir. Y no dejan de correr y practicar deportes, desarrollando sus capacidades motrices y aprendiendo normas de juego y de convivencia en equipo.

actividades con agua

Debemos asegurarnos que todo esto se cumple. Debe ser una actividad divertida, que el niño disfrute, en la que se sienta cómodo e integrado. Asistir, por ejemplo, a un casal de un idioma cuando nunca antes se ha trabajado y en el que no exista un grupo con nivel cero, hará que no se integre y sufra.

Y deberemos exigir que todo ello se realice en las condiciones adecuadas. Si se trata de una escuela, las instalaciones las tendrá, pero el personal que lo realice debe estar capacitado y ser suficiente para el número de niños que asistan, garantizando una correcta atención a todos.

En cuanto a los horarios, suelen ser muy flexibles. De entrada las inscripciones se realizan por semanas, no estando obligados a asistir el mes entero. Además, permiten hacer horario de mañana o el día entero, dando la posibilidad de comer en el mismo. Aquí sí será importante comentar cualquier tipo de alergia que pueda tener el menor, ya que los monitores no serán sus profesores habituales, aunque se realice en el mismo centro educativo.

Y vosotros, ¿ya sabéis qué haréis este verano?

Publicado en actividades, aprendiendo, educación | Etiquetado , | Deja un comentario

¡Vamos a rodar!

Hace tiempo compartimos un juego en el que hacíamos girar todo tipo de objetos que tenemos en casa, ¿quieres recordarlo? Hoy traemos un juego parecido, también con objetos cotidianos y sin salir de casa. ¿Qué necesitas? Coge objetos de diferentes tamaños y pesos, juguetes,… ¡Lo que sea! Y una rampa. Nosotros utilizamos una caja con su tapa. Lamentablemente no hicimos fotos, ya que fue todo muy rápido, pero hemos encontrado unas en internet geniales.

rampa para rodar

Pues en esta ocasión, en vez de girar, los haremos rodar. La rampa la utilizamos porque al intentar hacerlos rodar en el suelo hay que darles un empujoncito gracias al cual algunos se deslizan y no es el objetivo. Queremos que rueden sobre sí mismos.

rampa celo rampa pelota rampa corcho botella

Algunos lo hacían en línea recta, otros se desviaban y caían por el lateral,…

rampa huevo

(¡ATENCIÓN! Utilizad un huevo duro mejor…)
 

Unos bajaban rápido y llegaban muy lejos, otros despacito y a penas llegaban al final de la rampa… O ni rodaban…

rampa objetos

Podéis “apostar” a ver cuál creéis que llegará más lejos, o escoger unos cuantos objetos cada uno y hacer una especie de competición a ver quién sitúa más objetos dentro de una determinada zona de “aterrizaje”. ¡Lo que se os ocurra!

De la misma forma que practicaron los número y el paso del tiempo en los giros, también podéis contar cuánto tardan en recorrer la rampa y cuánto en detenerse. Además, aquí practicarán distancias. A veces el objeto que más tiempo tarda no es el que más lejos llega… Y, además de cerca y lejos (que seguro ya lo dominan) podéis hacer “doble” y “mitad”, sumar distancias de dos objetos para conseguir la de un tercero, sumar la total de todas… ¡Ayudaos de una cinta métrica!

rampa anotar resultados

En las fotografías que mostramos, incluso apuntan los resultados. Nosotros dejamos los objetos donde caían y al final lo comparamos. Distinta forma. Nos parece buena idea apuntarlo, ya que cuando hicimos el juego de los giros no lo hicimos y ahora no recordamos el orden. ¡Excusa perfecta para repetirlo! Y de paso, practicar la escritura.

Y una vez acabado, variad la inclinación de la rampa, repetid y comparad los resultados. Aprenderán que, a mayor inclinación, mayor velocidad y distancia, pero también mayor descontrol. Quizás les sirva para futuras experiencias en bajadas con balones, bicicletas, patinetes…

Para redondear, como ahora ya hace buen tiempo, buscad una rampa en algún parque y trasladad el juego… ¡Con vuestros cuerpos! ¡A ver cuál baja más rápido por el césped!

croquetas en el cesped croquetas bajada cesped

Publicado en aprendiendo, juegos, para hacer con ellos | Etiquetado , , , , , , , | Deja un comentario

Recibido de un lector: sobre “Nuevos tiempos, nueva educación”

Hemos recibido a través de nuestro apartado “Tu espacio” un texto relacionado con nuestra publicación “Nuevos tiempos, nueva enseñanza”. Esperamos seguir llenando el blog con vuestras experiencias y opiniones, tanto relacionadas con nuestras publicaciones como con cosas que hayáis hecho.

Nos ha parecido interesante y estamos muy contentos de contar con la opinión de un lector, más aún tratándose de un profesional de la enseñanza, así que lo publicamos añadiendo alguna imagen para acompañar el texto recibido. Esperamos que también os lo parezca y que os ayude:

profesor

Hola, mi nombre es Luis y soy profesor desde hace ya más de treinta años, por lo que he vivido en primera persona la evolución de la educación, así como la relación padres-escuelas.

Me gustaría comentaros algunas cosas que me vayan viniendo a la cabeza relacionadas con el artículo “Nuevos tiempos, nueva enseñanza” y que sólo pretenden servir de reflexión.

La familia, educa. La escuela enseña y continúa la labor educativa de la familia. Afortunadamente hace tiempo que la escuela ha dejado de ser un lugar en el que únicamente se transmiten conocimientos. Las familias, si pueden, eligen los centros en función no sólo de la calidad académica, también tienen en consideración que  la educación que se imparta siga la línea que ponen en práctica en sus casas.

Hoy la escuela promueve la formación integral y global del alumno: se preocupa por la transmisión de conceptos, impulsa la adquisición de procedimientos, hábitos, habilidades y destrezas, desarrolla la cultura del esfuerzo, forma en una educación en valores, competencias y habilidades sociales, te integra en el entorno participando en actividades del barrio, realiza actos culturales, deportivos, salidas, festivales de todo tipo… ayudando a adquirir competencias necesarias para la formación básica del alumno.

familia y escuela

Los modernos medios de comunicación permiten adquirir de forma rápida la información. También pueden integrarla con la práctica. Hoy importa más “enseñar” a buscarla, a seleccionarla, a interpretarla. Se le da mucha importancia al “aprender a aprender”, a desarrollar el espíritu crítico, a pensar por sí mismos, se impulsa la reflexión… Los alumnos son personas y les ayudamos a vivir una vida mejor intentando explicarles por qué suceden las cosas con las que se tendrán que enfrentar cada día.

Por tanto a lo largo de las distintas etapas obligatorias se pretende la adquisición por parte de los alumnos de una autonomía y responsabilidad en el aspecto cognitivo o intelectual, pero también en el emocional y en el desarrollo social y moral. Ello ha de contribuir a la construcción de su propia identidad y en el asentamiento de un concepto positivo de sí mismo que le permita afrontar retos futuros.

Este debería ser el criterio actual de la escuela en la educación de los alumnos. Siempre con el seguimiento, apoyo y complicidad de la familia.

Una de las cosas que tengo más claras  es que la formación integral del alumno es como un taburete de tres patas (familia-alumno-escuela) y que si una de ellas falla, el taburete se va al suelo. Seguro.

familia escuela niño

La familia y la escuela han de apoyarse mutuamente, ir a una y el alumno ha de percibir esa complicidad. Y si hay alguna discrepancia dialogar las dos partes, pero nunca hacer partícipes de ello al alumno. Igual que los profesores/as nunca hablan mal a los alumnos de sus padres, los padres no deben hablar mal del colegio/profes a sus hijos. Confianza y diálogo entre las dos partes, nunca romper la comunicación. Ser siempre positivos y constructivos. A fin de cuentas todos buscamos lo mismo: lo mejor para los hijos/alumnos.

Las vías de comunicación son variadas: agenda, teléfono, correos, entrevista personal, entradas y salidas… Usarlas si es necesario, en función de la importancia del asunto a tratar y la disponibilidad de las partes. Concertarlas previamente, así el profesorado se “prepara” la entrevista (consulta a otros profes que tenga el alumno, pregunta a la psicóloga del centro en el caso que haga seguimiento del alumno, repasa anotaciones personales, etc.) y os informará mejor.

Una mala relación en este sentido puede crear un malestar hacia el colegio por parte del alumno (que se siente “apoyado” por el padre o la madre),  y que puede manifestarse en una inadecuada adaptación y ser un factor determinante del fracaso escolar.

El fracaso escolar puede deberse a la suma de múltiples causas pero no tiene que ver con que los padres no tengan suficientes conocimientos para ayudar en caso necesario a sus hijos. El nivel de los primeros años de enseñanza obligatoria está al alcance de cualquier padre actual.
La importancia de los padres en la prevención del fracaso escolar viene por interesarse por sus estudios y aficiones, por lo que han hecho en el colegio, por lo que tienen que hacer en casa, con su presencia motivadora, no para hacerles las cosas. Jugar, dibujar, leer, contar historias… con ellos en los primeros años.

El padre no es profesor, pero es educador y puede ayudar con su experiencia. La organización del tiempo en casa, la planificación de las tareas, la existencia de un espacio fijo para realizarlas, la adquisición de unos hábitos positivos… ¡esto es lo importante para evitar el fracaso! Y todo bailando RAP: Rigor, Afecto y Paciencia.

padres y niños

(nota: en la parte inferior de la viñeta se puede leer el siguiente chiste. “¿En qué se parece un niño a un smart? En que los puedes aparcar en cualquier sitio”).

Al igual que tiene un tiempo fijo para merendar, para jugar, para ver sus dibujos favoritos en la TV, para estar en el parque, etc., tienen que tener un tiempo fijo, desde edades tempranas, para dedicarlo a tareas escolares (y si no tienen, “rellenar” ese tiempo con la lectura). Con ello adquirirán pronto una autonomía que ahorrará  trabajo a los padres y evitará problemas de aprendizaje.

Los hábitos y la responsabilidad se crean y se cultivan: nuestra actitud ha de ser activa. Después, en los últimos cursos de Primaria, todo se volverá más complicado de adquirir, habrá que obligarles y aparecerá cierta rebelión/oposición hacia algo a lo que no están acostumbrados, que no entienden, que les impide hacer otras cosas a las que se han malacostumbrado. Su realidad psicológica es frágil, las cosas les afectan más de lo que parece. Hasta los 14-15 años los padres son su principal referencia, no la escuela.

Los profesores/as son profesionales que se suponen que conocen lo que es mejor para sus alumnos. Los padres se supone que han leído el ideario del centro en el que han matriculado a sus hijos y por lo tanto están de acuerdo con él. Seguro que será una escuela abierta, moderna y acogedora. Juntos, familia y escuela, conseguiréis con afecto, disciplina y ética desarrollar y consolidar la personalidad y armonía de vuestros hijos-alumnos-personas. ¡Ánimo!

Estos criterios básicos serían algo diferentes para alumnos con Necesidades Educativas Especiales, que requieren la intervención y ayuda de otros profesionales (profesores de apoyo, psicopedagogo…) y elementos curriculares específicos (ACI…) y también para alumnos con una capacidad muy superior al resto de la clase.

Creo que me estoy enrollando mucho. Espero que sirva para algo, al menos de reflexión. Incluso, por supuesto, para discrepar.

Saludos,

Luis.

Publicado en aprendiendo, educación | Etiquetado , , , , , , , | Deja un comentario

Aprendiendo a escribir: las minúsculas 2.0

Llega la segunda entrega de las letras minúsculas para practicar la escritura y, como las anteriores, traen un dibujo de referencia y otro en grande para pintar.

letra g de gato

Como ya comentamos, era algo que nos habían pedido y llevaría su tiempo, pero ya tenemos seis más, con lo que ya son doce, que no es mal número.

letra l de luna

Recordad que no debemos forzarles, que el aprendizaje es un juego y si quieren jugar a otra cosa podemos intentar que les llame la atención y quieran hacerlo pero no obligarles. Por ejemplo, podemos ponernos en el lugar de la casa destinado a dibujar y pintar (donde ya hayan hecho las mayúsculas) y empezar a escribir nosotros. Seguro que les apetece a ellos al vernos.

Ya sabéis, ¡despacito y buena letra! Y como siempre, podéis descargarlas en castellano y en català.

Publicado en aprendiendo, para hacer con ellos, pinta y colorea | Etiquetado , , , , , | Deja un comentario

Nuevos tiempos, nueva enseñanza

A menudo, se tiende a confundir la enseñanza con la educación, así como la misión que tienen los profesores, al los cuales cada vez se les exige más. Mientras que generaciones pasadas mandaban a los niños con buenos modales al colegio para que aprendieran conceptos que sus padres no eran capaces de enseñarles, hoy en día los profesores deben dedicar parte del tiempo de las clases en conseguir que estén sentados, quietos y callados, para poder enseñarles las materias académicas. Deberían únicamente esforzarse en motivarles y ayudarles a adquirir conocimientos, no educación.

interés actitud en clase

Y es que hoy en día, la escuela tiene la labor de enseñar, pero también de continuar con la labor educativa de la familia. Por este motivo, la escuela no se elige únicamente por su calidad académica, sino que se tiene en cuenta que los valores transmitidos sigan la línea de los que reciben en casa. O así debería ser.

El otro día comentábamos que los nuevos tiempos traían consigo una nueva forma de educar, ¿recuerdas? Pues bien, también han habido cambios en la estructura y en la forma de enseñar que ponen en práctica las escuelas. Y si las familias hemos cambiado y las escuelas también, la comunicación entre ambas partes no podía quedar al margen.

De la misma forma que las personas encargadas de la educación (normalmente padre y madre) deben ser una sola voz y remar en la misma dirección para evitar que el niño se aproveche (divide y vencerás), familia y escuela deben actuar conjuntamente y siguiendo la misma línea, y el alumno debe darse cuenta de ello.

Es posible que llegue un punto en el que, para algunas personas, ayudar al niño con sus tareas escolares resulte difícil. Pero no tener los conocimientos necesarios para enseñarle no es una excusa para no preocuparse por que siga adecuadamente y sin problemas las clases. Ni impide o incapacita a la familia para poder ayudar de alguna forma.

También puede darse que el profesorado no sea capaz de ayudar correctamente al niño por encontrarse con una familia poco involucrada en educarle correctamente. Una familia que prefiera no tener problemas consintiendo al niño hacer lo que le venga en gana. Y a los profesores les dirán que sí a todo para acabar rápido y luego no actuarán en consecuencia. Por no hablar de los que culpan directamente al profesorado de los malos resultados del niño, sin admitir la parte de la culpa que le corresponde.

educación antes y ahora

En principio la comunicación se realiza mediante la agenda y reuniones. Estas reuniones no deberían ser un problema ni para los padres (aunque trabajen) ni para los profesores. Pero ya sabemos que para muchas empresas somos trabajadores, no personas con una vida para nosotros importante fuera del trabajo. Además, ya son muchos los profesores que ponen a disposición de los padres una dirección de e-mail mediante la que pueden establecer esa comunicación. Esto lo facilita a ambas partes y, además, permite tener la certeza de que la otra persona ha recibido el mensaje.

Bien, pues algo tan sencillo como utilizar esta vía para asegurarse de que todo está yendo bien podría ahorrar muchos problemas.  La comunicación entre la familia y la escuela debe ser constante y no limitarse a la reunión de inicio de curso y la de entrega de notas. Cuanto más avanzada está una conducta, más cuesta corregirla, por lo que detectarla a tiempo facilitará la resolución del problema.

Puede parecer un método frío, pero dado el ritmo que llevan las familias hoy en día y siendo solo para confirmar que todo va bien, nos parece suficiente. Es bien distinto cuando hay algún asunto que tratar. En este caso, sirve para comunicar a la familia que deben reunirse a hablar, por lo que se les cita a la salida de los alumnos de sus clases. Ahí es donde la disponibilidad de los padres debe ser absoluta, demostrando también al niño que su educación y enseñanza es lo más importante. Y deben tener claras las cosas a tratar, casi preparar la entrevista como una reunión de negocios o de trabajo. ¿Acaso no es más importante? De detectar el niño que los profesores persiguen a los padres y estos nunca están disponibles verá la falta de interés y no se sentirá importante, por lo que su reacción podría ser exagerada para llamar la atención. Y podría provocar el desinterés también por parte de los profesores, con lo cual el niño volverá a sentirse un estorbo. Si a esto le añadimos un niño poco popular entre sus compañeros, tenemos el “pleno al quince” del fracaso escolar.

fracaso escolar

En caso de llegar al punto de, para llamar la atención, hacer algo lo suficientemente grave como para que por fin tutores y profesorado reaccionen y se reúnan, como ya hemos comentado, costará más corregir la situación y devolver al niño la confianza y la seguridad de que es importante y hacer que se sienta respaldado. Pero será una señal de que nos está pidiendo ayuda.

Por lo tanto, mantener un diálogo constante, sea cual sea la vía, y hacerlo de forma personal cuando haya algún asunto que tratar, mantendrá alerta a todas las partes y facilitará la detección de cualquier tema a tratar. Además de demostrar al niño que se le está dedicando la atención que se merece porque lo consideramos importante.

Esto no tiene porqué ser visto como algo negativo. A menudo preferimos no tener noticias porque pensamos que todo va bien. Pero hay que hablar con los niños para saber cómo les va, ya que hay cosas que los profesores no pueden detectar. Una mala relación con un compañero puede estar ocultándola para evitar las represalias que ese compañero le asestará si es castigado por culpa de un “chivato”. Que el niño tenga un problema no quiere decir que la causa sea él. Y debe entender que, compartiéndolos con nosotros, podremos solucionarlos juntos.

Para facilitarlo, debe quedar claro desde el principio que se está involucrado con la educación del niño. Por parte de los padres pero también por parte de la escuela, facilitando esa comunicación. Así se evitarán situaciones en las que nadie entiende qué ha pasado y a todos les coge por sorpresa, y en las que el perjudicado siempre es el niño.Y como no queremos perjudicarles, sino enseñarles a ser felices, debemos hacerlo entre todos, juntos.

sonrisa

Publicado en aprendiendo, educación | Etiquetado , , , , , , | 5 comentarios