Los casales de verano

Llegará el fin del curso y las vacaciones… ¡de los niños! Resulta que hemos decidido que los niños no deben asistir al colegio tantos días como nosotros al trabajo. O que nosotros no podemos tener tantos días libres como ellos. El caso es ¡¿qué hacemos con ellos?!

Para los afortunados que podáis disfrutar de ese tiempo libre con ellos ¡enhorabuena! Podréis disfrutar del buen tiempo, de juegos al aire libre, excursiones, actividades, manualidades,… ¡Desde aquí, intentaremos que no os falten idea! Vamos, que viviréis en un eterno fin de semana. Buscad compañeros en la misma situación para compartir el tiempo. Esto les dará a ellos la oportunidad de seguir jugando con otros niños a los juegos de siempre, y a vosotros, un pequeño descanso para relajaros hablando con los otros padres y madres.

Aquellos que debáis seguir con los horarios del resto del año se os plantea la siguiente duda: ¿abuelos o casales? Eso para los que tengáis la opción “abuelos”, claro, aunque esta no es la mejor opción si no se hace correctamente. Los abuelos tienden a consentir, lo sabemos, pero no es lo único que debe preocuparnos. Los niños necesitan salir y jugar al aire libre, relacionándose con otros compañeros de juegos de edades similares.

jugar fuera con buen tiempo

Normalmente, el colegio al que llevamos a los niños está cerca del domicilio y, si los abuelos serán los cuidadores, es que no viven lejos. Por ello, se les puede organizar para que coincidan en algún parque cercano con alguno de sus compañeros durante un par de horas por la mañana y también por la tarde, como si fuese la salida del colegio. Es importante que los niños no estén todo el día en casa encerrados, máxime cuando hace tan buen tiempo. ¡El sol y el aire fresco es buenísimo!

Independientemente de que puedan hacerse cargo los abuelos, no es una mala idea combinarlo con los casales de verano que se ofrecen. Esta es la opción para quienes no disponen de la posibilidad de dejarlos al cuidado de nadie. Pero no es mala idea que vayan durante la mañana para no abusar de los abuelos, o el día entero limitando el abuso a la hora de la comida. Con esta opción, el precio resulta más económico. Aquellos que no asisten a una escuela pública pagarán lo mismo que un mes normal.

En estos casales los niños tienen la oportunidad de divertirse, realizando actividades diferentes a las que habitualmente hacen en el colegio. Los hay temáticos, como los de idiomas o deportes, pero en todos tendrán momentos de juegos organizados y juego libre, manualidades, piscina, etc. Y todo ello sin salir de su entorno habitual, ya que, posiblemente, será la misma escuela y en coincidirá con muchos compañeros.

manualidad casal

El personal que les acompaña suelen ser chicos y chicas jóvenes a los que les encanta jugar y que no sufren el cansancio acumulado durante el curso escolar. Puede dar la sensación de que no tengan la experiencia suficiente o de que no están preparados, especialmente cuando se trata de niños pequeños, pero no debemos olvidar que está regulado y deben tener una titulación especial. Además, lo que harán es, principalmente, jugar. Harán de hermano o primo mayor. Esto no quita para que tengan una responsabilidad, claro. Y de nuevo seremos los padres quienes deberemos mantener la comunicación con ellos, advirtiéndoles de cualquier aspecto que consideremos que deben saber.

Es una experiencia enriquecedora y divertida. Comparten diferentes espacios con niños de otras edades y disfrutan de la inagotable imaginación para realizar nuevos juegos de los monitores. También desarrollan las capacidades artísticas y dejan volar la imaginación al realizar las manualidades que felices muestran en casa como trofeos. Normalmente, realizan alguna excursión, lo que les permite conocer nuevos lugares. Además, dado el buen tiempo que hace, siempre introducen el agua en alguno de sus juegos, lo cual a todos les encanta y divierte mientras se refrescan. Aprenden canciones y bailes nuevos, ampliando su vocabulario y expresión corporal. Hacen gincanas en las que compiten en pruebas de habilidad en equipo, lo que les enseña a trabajar en grupos y colaborar para competir. Y no dejan de correr y practicar deportes, desarrollando sus capacidades motrices y aprendiendo normas de juego y de convivencia en equipo.

actividades con agua

Debemos asegurarnos que todo esto se cumple. Debe ser una actividad divertida, que el niño disfrute, en la que se sienta cómodo e integrado. Asistir, por ejemplo, a un casal de un idioma cuando nunca antes se ha trabajado y en el que no exista un grupo con nivel cero, hará que no se integre y sufra.

Y deberemos exigir que todo ello se realice en las condiciones adecuadas. Si se trata de una escuela, las instalaciones las tendrá, pero el personal que lo realice debe estar capacitado y ser suficiente para el número de niños que asistan, garantizando una correcta atención a todos.

En cuanto a los horarios, suelen ser muy flexibles. De entrada las inscripciones se realizan por semanas, no estando obligados a asistir el mes entero. Además, permiten hacer horario de mañana o el día entero, dando la posibilidad de comer en el mismo. Aquí sí será importante comentar cualquier tipo de alergia que pueda tener el menor, ya que los monitores no serán sus profesores habituales, aunque se realice en el mismo centro educativo.

Y vosotros, ¿ya sabéis qué haréis este verano?

Anuncios
Esta entrada fue publicada en actividades, aprendiendo, educación y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s