San Valentín

En un día como hoy la entrada no podía ir de otra cosa que no fuese LOS ABUELOS. ¿Porqué? Porque hoy cumple 94 años el mío, Valentín.

mano de abuelo y pie de bebé

Actualmente los abuelos juegan un papel muy distinto del que desempeñaban años atrás. La nula posibilidad de conciliar la vida laboral con la paternidad hace que, a menudo, sean ellos los encargados de llevar y recoger a los peques del cole. Pasan mucho tiempo juntos y son una parte importante en su educación.

Hasta aquí todo bien pero, ¿les educan como nosotros queremos? Seguramente no les eduquen como nos educaron a nosotros, pues no son los mismos ni ellos ni los tiempos. Además, los nietos hay que disfrutarlos y tomarlos como una segunda oportunidad que te da la vida para tener una relación especial con un niño, sin la obligación de marcarle un camino recto. Y probablemente, no queremos que les eduquen como nos educaron a nosotros, pero tampoco peor.

Los abuelos es normal que les mimen y consientan demasiado, que les den caprichos que nosotros no les damos no tanto porque sean negativos, sino porque nuestra tarea es la de educarles. Eso está bien, pues su rol es muy diferente del nuestro, pero ¿qué sucede cuando pasan tanto tiempo y tan a diario?

Yo recuerdo con cariño cuando Valentín venía a recogerme al colegio. Ese día tocaba comprar la merienda. Pero apenas eran un par de veces al año, no cinco días a la semana.

No es justo quitarles la satisfacción de consentirles, de que cocinen sus platos preferidos, les compren  cosas y demás. Pero es necesario, para evitar en el futuro malos entendidos, marcar unas normas desde el principio. ¿Están haciéndonos un favor y les tengo que poner normas? Visto así nos pedirán amablemente que paguemos una canguro, pero hay que plantearlo como lo que debe hacer el pequeño, porque es lo mejor para él. Deben entender las normas que ponéis a los niños y las rutinas que deben seguir, aunque no estén del todo de acuerdo. Y no deben criticar el modo de hacer de los padres. Aconsejar sí, pero no desautorizando delante de los niños ni hablando como si ellos tuviesen la llave maestra y los padres ni la menor idea de lo que hacen.

Por otra parte, los padres no debemos abusar, debemos entender que nos hacen un favor (aunque no a cualquier precio) y que son un complemento de la educación, no los máximos responsables. Por eso, en la negociación, se puede pactar un día de capricho en la merienda o un día de comprar unos cromos. En definitiva, un día de abuelos. Pero es que yo veo niños con el bollo con chocolate cada día…

Los niños les ven con otros ojos y les hacen caso en otras cosas. Eso será un punto a favor en su educación, pues aprender del mayor número de personas diferentes les enriquece más que si lo hiciesen de unos pocos, aprendiendo también que hay diferentes formas de ver la vida y hacer las cosas. Y los abuelos tienen una gran sabiduría y mucho que enseñarles.

manos sabias

Pero ejercer de abuelos todos los días no es bueno para ninguno, y menos para el niño. Y para evitarlo, como siempre, el diálogo es el mejor camino. No hay que temer decir o pedir las cosas, pero tampoco hay que atacar marcando exigencias o quejarse cuando ya han establecido su rutina, que será más difícil cortar.

Además, conforme los niños crezcan, se darán cuenta de las debilidades de los abuelos y abusarán si no se les ha acostumbrado desde el primer día. Eso sí, cuando los padres estéis delante, los abuelos volverán a ser ellos mismos. Harán macarrones y croquetas, les darán el mando de la tele, les comprarán caprichos y les darán dinero. Será responsabilidad nuestra enseñarles a comer bien el resto de días, apagar la tele, dar las gracias y no malgastar el dinero.

Así que, abuelos, un poco de voluntad para acatar las normas de los padres aunque no compartáis las mismas opiniones; y padres, no les quitéis a vuestros hijos el derecho a tener abuelos, ni a estos el de serlo.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en educación, hogar y etiquetada , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a San Valentín

  1. laura dijo:

    Me parece muy interesante cómo has tratado el tema y la conclusión. La frase final creo que lo resume todo muy bien. Da qué pensar…
    Ahhhh y Me enKantan las fotos… 😉

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s