Vamos a jugar: el teléfono

El otro día hablamos aquí de un juego que consistía en aprender a comunicarse utilizando algo más que las palabras: los gestos.

Hoy traemos otro juego en el que se practican habilidades comunicativas: el juego del teléfono, ¿lo recordáis?

juego del teléfono

Consiste en decir un mensaje, no demasiado largo, susurrando a alguien al oído y que lo vayan pasando. No es necesario ser muchos, podéis practicarlo en casa entre tres como un juego más. Pero podéis probar también a hacerlo en un grupo más numeroso, a ser posible de amiguitos suyos. Acabarán desvirtuando totalmente el mensaje. Cuanto más largas sean las frases y más rápido lo digan, mayor dificultad.

En este juego no interviene la comunicación no verbal. No hay gestos ni muecas, solo palabras. Pero deberán estar atentos, concentrarse y ejercitar la memoria.

Si detectáis que desvirtúan el mensaje intencionadamente, para hacerlo más exagerado y provocar más risas (lo cual quita la gracia), probad a incentivarles ofreciendo una recompensa si consiguen completar la rueda y mantener el discurso. Pero nada de chocolate, ¿eh? No se trata de comprarles ni recompensarles, sino de motivarles.

Podéis hacer algo parecido, sin necesidad de susurrar, cuando los adultos estéis en diferentes estancias. Por ejemplo, uno en la cocina y otro en la plancha, y queréis tener al peque entretenido y controlado. Podréis comunicaros sin alzar la voz, mandaros mensajes divertidos y de amor (así verán lo mucho que os queréis), o haceros preguntas para que, además, aprendan (“pregúntale cómo se dice rojo en inglés”, “pregúntale cuál es el primer mes del año, a ver si lo sabe”, “¿y el segundo?”…). Vuestro peque irá del uno al otro a transmitir el mensaje y deberá recordarlo todo.

Se sentirán parte importante de la conversación (son el mensajero) y responsables (de ellos depende que el mensaje llegue a su destino). Para los más imaginativos y juguetones, podéis ser reyes y mensajeros reales. ¡O lo que se os ocurra!

secreto

Probad también a decirles un “secreto” al oído, en voz bajita, y pedidles que no lo revelen a alguien en concreto. ¡A ver qué hacen! Por aquí hay alguien que corrió a contárselo. Demasiado pronto para entender qué es un secreto. Por suerte no era importante…

Anuncios
Esta entrada fue publicada en aprendiendo, juegos, para hacer con ellos y etiquetada , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s